martes, 26 de julio de 2016

Diseñando un curso eLearning siguiendo los 9 eventos instruccionales de Gagné p.2

En una anterior entrada de blog les compartí algunas de mis recomendaciones para diseñar un curso o unidad de aprendizaje en línea siguiendo los 9 (en este caso los primeros 5) eventos instruccionales desarrollados y explicados por R. Gagné.
Quiero comentarles que son recomendaciones y tips que me han funcionado muy bien cuando trabajo en el diseño de guiones instruccionales que sirven de base para la producción de nuestros cursos en línea; retomo también los consejos que otros diseñadores instruccionales y especialistas en eLearning han expuesto en otros foros, blogs, webinars y libros; realizo una compilación y análisis, así les presento este resumen que espero sea de utilidad para sus propios desarrollos.
En la primera parte analizamos los siguientes eventos o momentos instruccionales, vamos a recordarlos:
1. Ganar la atención y el interés de nuestra audiencia o estudiantes en línea, de preferencia con un...¡Boooom!
2. Explicar o compartirles la razón de ser del curso o unidad de aprendizaje, exponer las metas y lo que serán capaces de hacer, lo que aprenderán después de concluir con las actividades y su recorrido por el curso.
3. Considerar el perfil de nuestra audiencia para así apoyarnos de sus conocimientos previos o habilidades para no empezar el tratamiento del tema o contenido desde cero.
4. Presentar el contenido a manera de actividades interactivas, foros de participación y análisis, casos prácticos, problemas reales o que el participante deba evaluar para que él o ella misma desarrolle una solución, siempre relacionados con el objetivo del curso.
5. Provee de suficiente guía y seguimiento a cada uno de los participantes, recuerda que las instrucciones deberán ser claras tanto para las actividades de desempeño como para la navegación y desplazamiento por el curso.

Y ahora que ya hemos hecho un breve repaso de la entrada anterior van los siguientes puntos:

6. La práctica hace al maestro. Ofrece la oportunidad a los participantes de aplicar sus nuevos conocimientos o habilidades en actividades que enriquezcan la experiencia de aprendizaje en línea. Dependiendo mucho del tipo de contenidos, del objetivo de aprendizaje y de los expertos que puedan apoyarte en el diseño del curso es que podremos considerar la integración de:

  • Simuladores: Un software o programa que ofrezca la oportunidad al usuario de aplicar variables de acción y la interfaz (o pantallas) a la que se enfrentará en la "vida real" nos ayudará a brindar esta experiencia de práctica sin tanto estrés de por medio. 
  • Escenarios de toma de decisiones: Es muy diferente aprender de memoria algunos conceptos o definiciones a la aplicación de ese conocimiento en un caso donde se requiera de la evaluación del problema presentado y la búsqueda de la mejor vía para solucionarlo.

Cuanto más pronto los estudiantes apliquen sus nuevos conocimientos y más realista sea el escenario más probabilidades hay de que se "retenga" esta información y lo apliquen en su desempeño diario.

7. Retroalimentación, porque es justa y necesaria. 
No tiene caso hacer que los participantes tengan la oportunidad de practicar si no vas a darles retroalimentación sobre su desempeño. Hay varias maneras de hacer esto, incluyendo :

  • Construir casos con opciones en forma ramificada, el curso de la actividad se modificará en función de sus respuestas o elecciones. Ellos entenderán donde eligieron un camino óptimo o donde no fue la mejor opción según las consecuencias que les expongamos.
  • Ofrecer una segunda oportunidad cuando contestan incorrectamente.
  • Dar una pista y dejar que vuelvan a intentarlo.
  • Proporcionar la respuesta correcta para que no divaguen.
  • Explicar lo que deberían haber hecho o el camino que debieron de haber elegido.

Dependiendo de la materia, el público meta, y la forma en que has diseñado tu curso es que podrás determinar qué método será mejor.

8. Evaluación pertinente, en tiempo y forma.
La evaluación de los participantes no sólo medirá su progreso o desempeño, también ofrece la oportunidad de identificar puntos débiles en la estrategia de formación.
Por ejemplo, si una gran mayoría de los estudiantes están teniendo problemas con un módulo en línea en particular podemos hacer un alto y analizar el contenido y las actividades en línea. Las evaluaciones de aprendizaje en línea nos permiten hacer un diagnóstico sobre los conocimientos previos de nuestra audiencia, de sus avances a través de cada módulo o unidad, y el alcance del objetivo general.

9. Ayuda al participante a no olvidar y llevar a la práctica lo aprendido en el curso. 
Considera siempre un apartado o sección con "Ayudas" o materiales de consulta que se puedan descargar e imprimir, así como guías, glosarios o documentos de consulta rápida donde se describan los conceptos clave.
Establece una estrategia donde los estudiantes cuenten con la oportunidad de practicar sus nuevos conocimientos o habilidades poco después de tomar el curso en línea.
También se puede considerar la integración de un par de cursos cortos de repaso o la aplicación de pruebas que puedan completar durante las semanas siguientes el curso inicial para reforzar el conocimiento o habilidad adquirida.

Te recomiendo que sigas estos consejos para lograr un curso eLearning impactante...aunque no nos detengamos aquí, ¡hay muchos otros métodos y teorías del aprendizaje que apoyan al diseño instruccional y que pueden ayudarte a llevar tus cursos a otro nivel!

Investiga, lee mucho, sigue a expertos en diseño y desarrollo eLearning en sus redes sociales, entra en contacto con comunidades de la industria.
Espero haya sido de utilidad esta información y tips.
Agradeceré comentarios y que me sigas también en twitter: @erikapaezv donde comparto links a más artículos o herramientas de desarrollo eLearning.

¿Quieres más información?

miércoles, 20 de julio de 2016

Diseñando un curso eLearning siguiendo los 9 eventos instruccionales de Gagné P. 1

¿Te interesa el Diseño Instruccional para la producción de cursos en línea?
El diseño de soluciones de formación eLearning implican un estudio y aplicación de teorías del aprendizaje, modelos que nos apoyan justamente a "producir" cursos o unidades eficientes...y por eficientes me refiero a que tanto el participante como la institución o empresa que ofrezca el acceso a estas experiencias reconozcan un beneficio, que lo que se aprende será aplicado en la vida real o en su desempeño diario.

Sería realmente genial contar con una guía que nos ayudara a diseñar y proporcionar una experiencia de aprendizaje integral y significativa en línea a cada uno de los miembros de nuestra audiencia o participantes, ¿no lo crees?

En este artículo de dos partes - o entregas - quisiera compartirte algunos conceptos y recomendaciones para aplicar los 9 eventos instruccionales desarrollados por Robert Gagné con el fin de crear experiencias de aprendizaje en línea eficaces e integrales.

Gagné publicó "Las condiciones del Aprendizaje" en 1965, donde sugiere que ciertas condiciones mentales deben estar presentes para que la absorción y retención //adquisición o almacenamiento -  del conocimiento se produzca. También presentó 9 eventos o momentos de la instrucción señalando factores cognitivos internos y externos que contribuyen al aprendizaje. Los factores internos son los conocimientos previos del alumno o participante, mientras que los factores externos son estímulos externos tales como la forma de instrucción.

Como especialistas o diseñadores instruccionales eLearning podemos utilizar estos 9 eventos como referencia para desarrollar experiencias de aprendizaje en línea efectivo y ofrecer a nuestra audiencia en línea la oportunidad de participar en cada paso del proceso de instrucción.

1. Ganar la atención del partipante

Nuestros lapsos de atención son cada vez más cortos....y no lo digo yo, hay investigaciones que llegan a esta conclusión. Cada vez hay más información a nuestra disposición y estímulos a nuestro alrededor que pelean entre sí por nuestro interés. La audiencia de nuestros cursos o unidades eLearning tardarán segundos en decidir si somos dignos de su tiempo así que asegúrate de comenzar con una ¡explosión!
¿Cómo logramos hacerlo? Prueba una de estas técnicas :
  • Mostrar un vídeo de corta duración y ritmo rápido que introduzca el tema (no más de un minuto).
  • Hacer una pregunta a la reflexión sobre el tema.
  • Contar una historia con la que se identifiquen o relacionen con una situación cotidiana.
  • Presentar un hecho sorprendente para despertar el interés.
  • Combinar efectos de sonido optimistas con gráficos o infografias, animaciones breves a manera de introducción.
La clave es que debe ser breve e impactante, que "enamore" a los estudiantes lo suficiente para despertar su curiosidad.
Piensa en el trailer de una película: No quieres spoilers o que te revelen demasiado de la trama, pero sí lo suficiente para esperar ansioso el que puedas ir al cine a verla.

2. Explicar el Objetivo(s)

Esto puede parecer bastante sencillo, pero debes tener en cuenta que al expresar los objetivos de cierta forma los participantes se identificarán con las metas (y generaremos compromiso con ellas).
Aquí están algunos ejemplos:
  • Presenta los objetivos como las declaraciones en una lista de puntos clave: "Identificarás las características de... para..."; "Aplicarás los pasos del método de..."; "Diseñarás la estrategia de..."
  • Los objetivos pueden presentarse a modo de preguntas invitando al alumno a reflexionar: 
  • "¿Sabes cómo identificar las diferentes zonas de riesgo en tu empresa?"; "¿Conoces los pasos de nuestro método para llevar el inventario diario?", etc. 
  • Enmarcar los objetivos de aprendizaje como un reto que los alumnos han de superar para aprobar el curso: misiones con metas claras a lograr con ciertas condiciones de tiempo, medallas o niveles a desbloquear: "Tu misión en este curso, si decides aceptarla, será identificar las fallas en la estrategia actual de primer contacto para evitar que el cliente se vaya...¡con la competencia!"
3. Ayuda a tus participantes a encontrar la relación entre entre el contenido y lo que ya conocen o saben.
El curso eLearning o módulos en línea deben presentar una experiencia enriquecedora, contenidos útiles a la vida real. Si mostramos que esta nueva información o habilidad tiene relación con conocimientos previos y experiencias les ayudarás a asimilar la información de manera más efectiva. ¿Qué hacer? Intenta:
  • Hacer preguntas abiertas acerca de las experiencias pasadas o conceptos que ya han aprendido a fomentar la reflexión. 
  • Ponlos a prueba; integra un examen o cuestionario interactivo inicial. Puedes mencionar o establecer un valor relativo por su participación o simplemente generar su atención alterando un poquito su seguridad sobre los conocimientos que tengan sobre el tema del curso. Como plus es que podrás retomar el mismo cuestionario o prueba posteriormente para que ellos mismos vean sus avances y conocimientos nuevos aplicados.
  • La presentación de un escenario o un problema, solicita que presenten una vía para resolverlo. Si no son capaces de hacerlo con su actual conocimiento, presenta la nueva información que les proporcionará las herramientas para lograr la misión.
Es diseñar tu curso considerando un perfil y conocimientos previos en lugar de empezar desde cero.

4. Presentación del contenido

Es lo que llamamos la "carnita" del curso. Hay infinitas maneras de presentar el contenido, por lo que... ¡hay que explotar toda nuestra creatividad! Algunos métodos populares incluyen:

Gamification - o Gamificación: Hay que darle un giro completo a esos cursos en línea llenos de texto en pantalla o pasa-páginas (botón "siguiente") y convertirlos en verdaderos juegos con retos, niveles o recompensas (también interesantes "castigos" o misiones). ¡El contenido ya lo tienes! Solamente hay que echar a volar la imaginación... o tomar de ejemplo juegos de mesa o videojuegos ya existentes para inspiración.

Video interactivo:  Podemos agregar cierto nivel de interactividad a un video mediante la colocación estratégica de puntos de acceso en momentos bien definidos, lo que permitirá a los estudiantes a responder ciertas preguntas, obtener más información, o cambiar el curso del video.

Contar una historia (Storytelling): Incorpora el contenido del curso en una narrativa, conviértelo en una historia que el participante pueda relacionar con alguna experiencia real o cotidiana. Puedes considerar al mismo participante como personaje de la historia o como observador externo.

Para mantener a tu audiencia al borde del asiento ​​y verdaderamente comprometidos con su curso es importante variar la forma de presentar los contenidos. No es garantía, habrá estudiantes en línea a quienes los videojuegos causen desinterés o califiquen de poco serios, sin embargo como diseñadores instruccionales podemos presentar alternativas para hacer participar a la mayoría de nuestra audencia meta.

5. Guía y acompañamiento a través del curso en línea

Participar de un curso en línea implica disciplina, curiosidad y trabajo personal. Con esto en mente, nosotros los DIs buscaremos que el nivel de frustración y aburrimiento sean los mínimos, o que se cuenten herramientas guía y navegación al alcance de los participantes. Deberás tener en cuenta que  es necesario apoyar a los estudiantes en dos diferentes niveles: a comprender el contenido e integrando instrucciones de navegación claras para poder cumplir con las actividades o avanzar a través del curso.

Integrar un espacio (un apartado, ventana o pop-up) con consejos para ayudar a los estudiantes con conceptos difíciles o preguntas puede ser una opción. Por ejemplo, colocar un signo de interrogación junto con el concepto o pregunta, al hacer roll over o pasar el cursor o nuestro dedo sobre el texto muestre más información para ayudar a comprender o responder a la pregunta.

Proporcionar ejemplos para ilustrar el contenido.

No te olvides de incluir las instrucciones en pantalla cuando el alumno se encuentre con un nuevo tipo de actividad o cuando deba realizar alguna acción nueva para pasar a la siguiente sección del curso, tales como "Arrastre la respuesta correcta a la caja verde y, a continuación, haga clic en Enviar ".
La mejor manera de saber si has proporcionado suficiente orientación en tu curso eLearning es solicitar a alguien externo que pueda probarlo, así podremos verificar si es funcional, si resulta algo confuso o desconcertante o si le pareció una grata experiencia. 

Hasta aquí haremos una pausa y presentaremos en una siguiente entrada de blog los 4 momentos o eventos instruccionales restantes.
Aquí esta la segunda parte de este artículo:

Espero que esta información y tips te ayuden en tu labor como Diseñador(a) Instruccional. 
Agradeceré comentarios o sugerencias para mejorar el contenido de este blog. 
¿Quieres más información? 

La biografía de Robert M. Gagné  en Wikipedia
Y esta infografía que prometo traducir para la próxima entrada, fuente: [INFOGRAPHIC] INSTRUCTIONAL DESIGN MODEL: GAGNÉ’S 9 EVENTS OF INSTRUCTION ;)

miércoles, 28 de octubre de 2015

"MUERO por tomar mi curso eLearning" - Cómo hacer de la formación en línea una mejor experiencia

¿"Condenado" a tomar y finalizar un curso en línea? La experiencia no debería ser una tortura para los usuarios finales. Aquí presento algunas recomendaciones para mejorar la experiencia final.


Varias de las entradas que encontrarás en este blog estarán dedicadas a compartir recomendaciones para desarrollar (producir) cursos en línea de manera exitosa. Desde la aplicación de un Diagnóstico de necesidades de formación, hasta la realización de actividades de Control de calidad previas al lanzamiento oficial de una oferta educativa en línea, el diseño y producción de unidades de aprendizaje se realizan siguiendo procesos bien delimitados... sin embargo, ¿por qué los cursos o la oferta de formación en línea - eLearning - goza de mala fama entre sus usuarios finales, los participantes/estudiantes/colaboradores que en algún momento y por diferentes motivos se inscriben a esta modalidad?

Motivos habrán muchos y se relacionan con diferentes situaciones, sin embargo y para comenzar a tocar el tema de este post comenzaremos por revisar las ventajas de la formación en línea, ya que considero que, independientemente del papel que tengamos en una empresa, desarrollemos soluciones eLearning o nos interese seguir capacitándonos en diversos temas, tenemos que convencernos de la efectividad de esta modalidad de aprendizaje:

¿Por qué tomar un curso en línea? 


¿Estás realmente convencido de que el eLearning funciona? ¿Qué es lo que hace de estos tiempos la "era del eLearning"? ¿Agregar tu participación en esos curso en línea en tu CV te ha posicionado en mejores oportunidades laborales? Los cursos en línea han ganado gran popularidad cuando se habla de formación contínua, oferta educativa a nivel superior o postgrados, capacitación en la empresa y especializaciones. El mundo se ha hecho más pequeño gracias a los medios de comunicación que nos ofrecen las nuevas tecnologías y lograr certificaciones de instituciones de reconocimiento global es posible gracias a esta modalidad.

Los beneficios de contar con una oferta de formación en línea no se limitan únicamente al ahorro de tiempo y dinero, a la disminución de traslados o espacios dedicados a la capacitación presencial... pero desarrollar esa oferta implica otro tipo de inversión, una inversión que la empresa o institución debe considerar para que los usuarios finales:

  • Estén convencidos de que esta es la mejor modalidad de aprendizaje para ellos. 
  • Conozcan los beneficios y razones por las que su participación en este o estos cursos es importante. 
  • Cuenten con los medios de acceso (tecnología) requeridos para lograr la mejor experiencia de aprendizaje. 
  • Se enfrenten a situaciones reales en las que aplicarán esos conocimientos o habilidades que adquirieron a través de su participación. 
  • Reflejen una actitud positiva sobre esta experiencia y sean ellos mismos quienes busquen nuevas oportunidades de formación en esta modalidad. 

¿Qué hacer para mejorar la experiencia de aprendizaje en línea? 


"Diseñador instruccional - ¿A quién va dirigido este curso en línea, cuál es el perfil del usuario final?
Cliente - Es para todos. Toda la empresa debe tomar este curso.
D.I. - ¿Toda la empresa? ¿Desde el CEO, los becarios, mandos medios?
Cliente - Sí, todos."

¿Les parece familiar esta situación? Y no es que sea algo malo o que no pueda atenderse este requerimiento, sin embargo y cuando ya se ha elegido como solución de capacitación el diseño y producción de un curso en línea con acceso desde el LMS, debemos considerar los siguientes temas:

Conoce el perfil del usuario final: Un curso en línea puede ser para todos, sí, pero... puede generar reacciones de desagrado o comentarios como "fue un curso aburrido", "eso ya lo sabía", "ni siquiera pude entrar pues en mi equipo no se ve". Conocer y delimitar el perfil de los participantes nos ayuda a diseñar una experiencia más acorde a las actividades que desarrollan (por puesto, por ejemplo), a sus actitudes, hábitos o personalidad generacional (aún convivimos Baby boomers, Gen X y Millennials en un mismo lugar de trabajo y no, no aprendemos de la misma manera), y a los tiempos de actividad en línea que podrán dedicar al curso.

Conociendo el perfil del usuario final también podemos hacer una mejor selección de contenidos, imágenes, videos, o actividades de evaluación que arrojen datos contundentes sobre el impacto de la experiencia en los participantes.

Recomendación: Diseñar un curso pero con diferentes niveles de especialización. Identificar perfiles y otorgar accesos según perfil.

Evitando el texto en cantidades "de miedo": Un bien preciado del estudiante en línea es el tiempo. Cuando el participante se inscribe a esta modalidad es porque ya identificó que entre los beneficios se encuentra justamente éste. Distribuir los contenidos en cápsulas de aprendizaje por temas, objetos de aprendizaje precisos, módulos o lecciones definidas ayuda al usuario a ubicarse y a ir midiendo personalmente su avance dentro de un curso. ¡También podemos diseñar o implementar juegos para el tratamiento de ciertos temas!

La oferta de mini-cursos en línea que presentan la revisión de ciertos temas dentro de una estructura interactiva completa (objetivos, introducción, contenido claro, preciso, actividades de reafirmación y evaluación, conclusiones) son una buena opción para el mundo corporativo, pues el usuario "recibe" la capacitación necesaria y motivante "en el mismo tiempo en el que se tomaría un café".

Si bien los cursos eLearning ofrecen poder tener acceso a ellos "dese cualquier lugar y en cualquier momento"- siempre y cuando se cuente con conexión a Internet-, los usuarios tienen una agenda personal o compromisos laborales previos. Cuidar desde el diseño instruccional las cantidades de texto en pantalla, el tiempo de duración de animaciones o videos, así como el diseño del recorrido o ruta del usuario para considerarlo como completo son acciones vitales para evitar la deserción, el olvido o una mala experiencia eLearning.

¿Los cursos en línea como "tortura, castigo o maldición"? ¡No, por favor!: El estudiante en línea debe estar convencido de los beneficios de estar dentro de un programa de formación o de que lo que aprenderá será útil para su desempeño o para enfrentar problemas reales en su día a día.

Debemos dejar a un lado estrategias de lanzamiento de cursos eLearning que el participante debe tomar "por normativa, porque la dirección así lo estipula, porque de no lograr el certificado habrá penalizaciones salariales..."

Todo curso o estrategia de formación tiene su origen en una necesidad a cubrir, beneficios para la organización, una inversión destinada a lograr algo.

Expresando el impacto positivo de un curso el línea y haciendo partícipe a desarrolladores, usuarios finales, clientes y todo personaje que se relacione con su lanzamiento, gestión y seguimiento podremos mejorar la experiencia y por fin hacer tangibles los beneficios de esta estrategia.

Integrar medios de comunicación abiertos para ir monitorizando la experiencia de nuestros usuarios de manera síncrona o asíncrona puede ayudarnos a motivarlos o a identificar mejoras en nuestros cursos (chats, foros, redes sociales, grupos).

¿Qué otras acciones podríamos aplicar para mejorar la experiencia del usuario final? ¡Hay que revivir la emoción y la actitud positiva de aprender algo nuevo...en línea!

Agradeceré sus comentarios y sugerencias. ¡Ah, y feliz Halloween y Día de Muertos!

Para aprender más sobre este tema puedes consultar:

lunes, 29 de junio de 2015

Una Introducción a la Taxonomía de Bloom para Diseñadores Instruccionales

Los objetivos de aprendizaje son la esencia misma del proceso de Diseño Instruccional y con mucha razón: sin ellos, ¿cómo sabríamos qué contenidos y actividades incluir o integrar en nuestros cursos? Desafortunadamente (más de las veces que nos gustaría) los objetivos de aprendizaje no están claramente definidos o alineados a la necesidades de formación por lo que es difícil determinar si se han cumplido al finalizar la experiencia. ¿Qué hacer entonces? ¿Cómo establecer Objetivos de aprendizaje...pertinentes? ¡Con la guía de la Taxonomía de Bloom!

Este sistema de clasificación fue específicamente diseñado para ayudar a los instructores - y a los diseñadores instruccionales - a definir claramente objetivos de aprendizaje y a su vez crear cursos que satisfagan las necesidades de los estudiantes. Echemos un vistazo más de cerca, cómo este principio de diseño instruccional se aplica al diseño de cursos eLearning.


¿Qué es la Taxonomía de Bloom?

En su trabajo original, Bloom y un comité de educadores identificaron tres dominios del aprendizaje: dominio cognitivo (mentales), dominio afectivo (emocionales), y dominio psicomotor (físico). Sin embargo, cuando la mayoría de la gente piensa de la Taxonomía de Bloom sólo se enconfoca en el dominio cognitivo.

El dominio cognitivo se divide en seis categorías, cada una representando un nivel de habilidad cognitiva. Cada categoría está asociada con un conjunto de verbos o procesos cognitivos que describen lo que los estudiantes - o participantes en un curso en línea - deben ser capaces de hacer. En los últimos años, los nombres y el orden de estas categorías se han revisado y ajustado, pero la idea general sigue siendo el misma.
  • Memorizar: reconocer, recordar
  • Comprensión: interpretar, ejemplificar, clasificar, resumir, inferir, comparar, explicar
  • Aplicación: la ejecución, implementación
  • Análisis: la diferenciación, la organización, atribuyendo
  • Evaluación: cheques, criticar
  • Creación: generar, planear, producir
La taxonomía revisada también incluye una segunda dimensión, llamada la dimensión del conocimiento. Esta dimensión se divide en cuatro categorías:

Factual: conocimiento de la terminología; conocimiento de detalles y elementos específicos
Conceptual: el conocimiento de las clasificaciones y categorías; el conocimiento de los principios y generalización; conocimiento de las teorías, modelos y estructuras
Procedimental: conocimiento de las habilidades y los algoritmos de temas específicos; conocimiento de las técnicas y métodos de temas específicos; conocimiento de los criterios para determinar cuándo utilizar procedimientos apropiados
Metacognitiva: conocimiento estratégico; el conocimiento acerca de las tareas cognitivas, incluyendo contextual adecuada y el conocimiento condicional; conocimiento de sí mismo.

Una vez comprendido este proceso cognitivo que se espera lograr por los estudiantes y el tipo de conocimiento que el curso cubre, estaremos entonces listos para escribir el objetivo de aprendizaje.

¿Cómo? Simplemente combine el sujeto (el estudiante-participante), el verbo de la dimensión del proceso cognitivo (lo que los estudiantes deben saber cómo hacer), y el objeto de la dimensión del conocimiento (el conocimiento que necesitan adquirir).

Por ejemplo:

Objetivo de aprendizje: Al finalizar este curso los participantes serán capaces de reconocer los tres dominios de la taxonomía de Bloom.

¿Cómo se aplica ésto al Diseño instruccional para cursos eLearning?

Como desarrolladores de cursos eLearning sabemos que escribir objetivos claros de aprendizaje es esencial para el éxito de nuestros cursos. Son la base para el proceso de diseño instruccional y deben dar forma a cada aspecto de nuestros cursos: a partir del contenido integramos las actividades que diseñamos. El o los cursos contemplarán objetivos de aprendizaje muy distintos entre sí tanto si se espera que los alumnos simplemente recuerden la información presentada en el curso o si lo que en realidad de espera de ellos es que desarrollen algo completamente nuevo tomando como base dicha información previamente proporcionada.

Echemos un vistazo a los ejemplos de actividades que se pueden diseñar para cada uno de los seis niveles de habilidad cognitiva:
  • Memorización: ejemplos, conferencias, videos, imágenes
  • Comprensión: preguntas básicas de concursos (opción múltiple, juego, etc.)
  • Aplicación: ejercicios prácticos, juegos de rol, simulaciones
  • Análisis: preguntas de resolución de problemas, casos de estudio
  • Evaluación: estudios de caso, críticas, evaluaciones
  • Creación: proyectos, preguntas complejas de concursos (participación en foros o debates en línea, respuesta libre, ensayos, entradas de blog, etc.)
Como vemos, algunas actividades pueden ser utilizados por más de un nivel de habilidad; todo depende de cómo diseñemos nuestro curso. Y esto es sólo el principio, hay muchas más actividades que se pueden diseñar para ayudar a nuestros participantes a alcanzar cada uno de estos niveles de habilidad cognitiva.

Espero que este artículo haya sido de interés y utilidad para ayudarnos a ver cómo podemos aplicar la Taxonomía de Bloom a nuestro proceso de Diseño Instruccional, con el fin de redactar e integrar objetivos de aprendizaje claros y pertinentes.

¿Quieres saber más sobre el Diseño Instruccional? Puedes consultar los siguientes artículos (en inglés y español):

An Introduction to Instruccional Design

The Free eBook: How To Become An Instructional Designer 

Fundamentos del Diseño Instruccional

Y la Taxonomía de Bloom con ejemplos de verbos para redactar y construir objetivos de aprendizaje:

Fuente: La Taxonomía de Bloom en detalle en The Flipped Classroom, en línea 2015
Bibliografía:
Cecelia Munzenmaier, MS, Bloom’s Taxonomy: What’s Old Is New Again (Santa Rosa: The eLearning Guild, 2013).
Este artículo fue redactado tomando como base: An Introduction to Bloom's Taxonomy for Instructional Designers en línea, por Allison Lamotte de Elearning Heroes, junio de 2015