miércoles, 26 de mayo de 2010

Cuatro estrategias para diseñar contenidos eLearning

El contenido de cualquier curso, programa o unidad de aprendizaje – por pequeña o larga que sea – puede desempeñar diferentes funciones dependiendo, claro está, de la estrategia de aprendizaje que se haya considerado desde la planeación y diseño.
Para explicar más detalladamente a lo que me refiero sobre las “diferentes funciones” del contenido, citaré los textos que encontré en el blog Onlingment y que hacen referencia a las conceptualizaciones desarrolladas por Ruth Clark y Merlin Wittrock en Principios Psicológicos de la Capacitación, publicados en Capacitación y Recapacitación, Macmillan Reference USA (2001).


1.Contenido Expositivo

Por Contenido expositivo se hace referencia a la entrega de contenidos de aprendizaje con niveles bajos o nulos de interacción.

El participante o estudiante en línea no puede escoger el contenido ya que éste está pre designado y establecido en la estructura curricular.
Todo contenido que califiquemos como “pasivo” puede ser considerado para integrarse en un curso de este tipo – páginas web, podcast, eBooks, videos, presentaciones con diapositivas, etc.
La ausencia de contenido interactivo puede parecer una restricción, sin embargo habrá estudiantes que este tipo o formato de materiales les funcione mucho mejor que los juegos en línea o complejos esquemas - ellos mismos van construyendo su propio nivel de interactividad con el contenido, ya sea tomando notas, integrando nuevas teorías o ideas en sus actividades diarias, o exponiendo sus impresiones utilizando espacios como los foros en línea o con otros compañeros de curso, en persona, etc.
Integrar contenido expositivo en un programa de aprendizaje mixto – bLearning o blended – resulta muy conveniente desde el punto de vista de diseño de estrategias integrales de enseñanza.

2. Mapa instrucional – Diseño instruccional lineal

Este tipo de contenidos retoma estrategias de enseñanza tradicionales de la actividad docente en modalidad presencial: Cada unidad o módulo de aprendizaje sigue una estructura general que llevará de la mano a los estudiantes por los contenidos para que cumpla con objetivos de aprendizaje, actividades de reforzamiento o que presenten el contenido distribuido en fases bien delimitadas y secuenciadas, esto para poder dar seguimiento a los
progresos de cada estudiante. Este tipo de organización de los contenidos es la más recomendable para los estudiantes que tienen muy poca o ninguna experiencia en programas de aprendizaje en línea, estudiantes que requieren de un camino bien trazado o una guía constante hacia lo que deben hacer. Los ejemplos más conocidos de este tipo de contenidos y su organización es la estructura típica de los módulos eLearning, la evolución directa de los cursos de capacitación CBT (Computer based training) y que se distribuían como CD-ROM o videos.

3. Descubrimiento guiado – Diseño instruccional ramificado

Este enfoque implica un proceso de diseño más complejo y estructurado pero que le permitirá al estudiante en línea tener una considerable libertad para
practicar e incluso cometer algunos errores al explorar diferentes opciones de solución. El proceso es inductivo, siguiendo una estructura que va a de específico hacia lo general.
Se espera que a través de la reflexión, el estudiante sea capaz de llegar a conclusiones generales resultado de su experiencia con los diferentes estudios de caso, opciones de resolución o situaciones problemáticas.

En el caso de las simulaciones o análisis de caso el contenido se convierte en la actividad misma.

4. Exploración

Este es el enfoque más centrado en la experiencia del estudiante en línea. El asesor asume el papel de facilitador, ayudando a los estudiantes a explorar los recursos disponibles para moldear sus propias estrategias de aprendizaje. Este enfoque se adapta más a las necesidades de los estudiantes independientes que han "aprendido a aprender".
El contenido en línea puede variar: desde los sitios web públicos, libros y materiales de apoyo para el desempeño de contenidos generados por los usuarios de material originalmente destinados a la exposición formal.
  • Si se está desarrollando o creando contenido desde cero, debemos considerar el enfoque y la estrategia de diseño que mejor impacte con respecto a las intenciones de aprendizaje del proyecto. ¡Aguas! No propongan el primer nivel o enfoque desde el principio, ya que costará más tiempo y recursos para su desarrollo. Keep it simple! – diría mi exjefe -
  • Considerar si el contenido tendrá que ser combinado con algún otro elemento, por ejemplo, oportunidades para Q&A o evaluaciones, oportunidades para la práctica continua y retroalimentación que apoye la enseñanza, actividades prácticas para proporcionar oportunidades adicionales para el descubrimiento, herramientas de comunicación.
  • Identificar si el contenido puede cubrir al menos dos de estos cuatro enfoques, tal vez tendremos más éxito si mantenemos el contenido modular lo más lejos posible del contexto gráfico o instruccional.