jueves, 21 de noviembre de 2013

Diez tips para el Desarrollo Efectivo de Cursos en Línea

¿Eres desarrollador o estás a cargo de la gestión de un proyecto de desarrollo de soluciones de formación en línea? ¿Tal vez eres Diseñador Instruccional participando en la construcción de diferentes cursos a montar en una plataforma LMS? Si eres tutor en línea o buscas información sobre como mejorar recursos didácticos digitales que forman parte de tus cursos en línea, es posible que encuentres útil esta información y consejos:

1. Aprovechar las ventajas que ofrece la oportunidad de trabajar con un Diseñador Instruccional o un Equipo de Diseño Instruccional. 

Y es que no todos los instructores o tutores que participan en cursos eLearning tienen esa oportunidad. Si es el caso, es muy importante tener en cuenta y dejar claro que el Diseñador Instruccional participa en el proceso de DESARROLLO de cursos en línea, y es que algunos tutores o instructores pueden llegar a tener las expectativas de contar con un experto en esta área para el lanzamiento y administración del curso.

Como Diseñador Instruccional se deben realizar varias preguntas: ¿Cuáles son las ideas principales? ¿Qué preguntas podrían surgir en los participantes? ¿Qué actividades se podrían realizar desde la plataforma? ¿Qué actividades se realizan de manera presencial? ¿Cuáles de estas actividades podrían adaptarse para funcionar en línea? ¿Qué herramientas les parecen fáciles de usar? ¿Cuánto tiempo disponen para invertir en el desarrollo del curso y cuánto tiempo para la asesoría en línea?


La relación que se da entre el Diseñador Instruccional y el equipo responsable de la tutoría en línea o instructores, funcionaría de mejor forma cuando se establece un vínculo de colaboración para la selección, redacción, adaptación y/o desarrollo de contenidos, ya que el rol de los tutores se enfocaría en la pertinencia y fungir como expertos en la materia, así como el del DI como experto en tecnología educativa y modelos pedagógicos. Dione Thorne explica: "Este proceso no dura seis semanas. En sí, me gustaría considerar alrededor de tres a seis meses para cargar los cursos, probarlos y establecer un periodo de feedback entre tutores y DIs".

2. Colaborar con otros instructores o tutores.

Si se ha dado el caso de que no hay un equipo de Diseño Instruccional responsable del desarrollo de materiales de formación o interactivos para el curso, es muy importante buscar el contacto con otros asesores para pedir ideas o consejos sobre la mejora de la experiencia de aprendizaje. Investigar sobre lo que otros tutores con experiencias previas de asesoría en línea realizan o han realizado, lo que funciona o lo que crea conflictos y habrá que evitar, puede ser de mucha ayuda cuando es nuestra primera experiencia como desarrolladores y como responsables de la asesoría. 

Siempre es de mucha ayuda que ojos ajenos nos ayuden a identificar errores, sean visuales o de navegación, de funcionalidad o incluso de la lógica con la que se presentarán los contenidos. Esta actividad puede considerarse una especie de Control y Aseguramiento de la Calidad de los cursos.


3. Asegurar el logro de Objetivos de aprendizaje.

Es muy importante que SIEMPRE contemos con el perfil de egreso o los objetivos de aprendizaje que se buscan lograr en los participantes para que podamos crear esa relación entre cada objetivo o competencia con las diferentes actividades de aprendizaje que realizarán los participantes, así como todos los elementos que comprendan el curso en línea. "Si NO puede explicarse la razón de ser de algún elemento, sea un vídeo, un audio, un interactivo, a través de los objetivos de aprendizaje, entonces tiene que omitirse"


4. Contenido pertinente en el Formato apropiado.

¿Texto?, ¿Lectura de artículos sin gráficos como actividad principal del módulo? Aprendemos mejor cuando se presenta el contenido en diferentes formatos, cuando se toma en consideración las diferentes actividades que realiza el participante ADEMÁS de estar matriculado en nuestros cursos. ¿De qué manera podría presentarse el contenido de manera que motive a los participantes? Además de los interactivos, videos, juegos de destreza digitales, considerar la interacción puede ayudarnos a mejorar la experiencia de aprendizaje, aunque no por ello habremos de abusar de esas herramientas o espacios. "Por ejemplo, no es recomendable el diseño de un curso en el que los foros de discusión contemplen el 90% de las actividades, integre al curso actividades de opción múltiple y retroalimentación automática, entradas de blog, actividades optativas, etc."


5. Considerar diferentes medios de comunicación con los participantes.

Hay participantes o estudiantes a quienes los cursos en línea donde se "califique" a través de la participación en foros y en webinars les sienta genial. Les encanta "hablar online". Habrá participantes que detesten ese tipo de participación y prefieran las sesiones presenciales. Debemos considerar en el diseño de cursos el brindar la oportunidad de contactar por diferentes vías tanto a los responsables del curso, como a los asesores y a los compañeros. ¿Un teléfono de contacto? Existen nuevos medios, hay que modernizarnos. Incluir siempre un apartado con datos de contacto, nombres de los responsables, extensiones, dirección de correo electrónico, incluso cuentas en Twitter ayudará a mantener la comunicación abierta y constante.


6. Mantener un diseño de curso constante.

Buscar un diseño de curso sencillo pero elegante, simple pero llamativo al mismo tiempo. Lo que se pretende es dar pertinencia al contenido y a la experiencia de aprendizaje, no al diseño gráfico del curso. ¿Se lee sencillo de lograr? Puede serlo. Si pensamos en diseño de interiores o un estilo de vestimenta personal recordemos que menos es más. Hablando del diseño de los módulos recordemos que hay que ser constantes en cuanto a estructura, aunque podemos recurrir al cambio de colores moderado para distinguir cada módulo ayudará al estímulo visual y la motivación de los participantes.


7. Minimizar el uso de vínculos a contenidos en línea externos al curso o a la plataforma.

Thorne recomienda la adopción de la regla de los Tres clics: Todo el contenido del curso debe estar al alcance del participante y del asesor, a un máximo de tres clics del sitio principal o Home.Es una sugerencia, no una norma, pero como tal consideremos que incluir links o vínculos a material en línea fuera del curso o de la plataforma puede implicar riesgos sobre la disponibilidad de tales contenidos.
Si no contamos con un equipo especializado de Diseño Gráfico o de Animación, incluir material descargable como presentaciones en diapositivas, documentos en texto con logos y tipografía del curso no significará mucho esfuerzo y servirá de apoyo al trabajo de los estudiantes. Si integramos videos recordemos incluir el libreto, guión o script para su descarga. Tratemos de ser breves, precisos y claros.
En cuanto a lecturas o artículos consideremos el tiempo de lectura que le tomará o deberá dedicar el participante para revisar dichos materiales, además de la pertinencia del contenido y los objetivos de aprendizaje considerados en esa unidad. Si toma más de una hora leer un texto...mejor que sea optativo.


8. Que todas (o la mayoría de) las actividades de aprendizaje se lleven a cabo DENTRO de la plataforma LMS.

Cuando integramos elementos externos o que no pueden residir dentro del LMS donde se aloja el curso, estamos generando situaciones potenciales que requieran de soporte técnico adicional. Recordemos que algunos estudiantes se consideran poco expertos en estos temas o que no están muy cómodos al lidiar por su cuenta con problemas de acceso a ciertos contenidos. Si está en nuestras manos como desarrolladores y diseñadores, tratemos de que la mayoría de las actividades se desarrollen DENTRO del curso y del LMS. De esta manera tendremos mejor control en cuanto a acceso, soporte y seguimiento.


9. Revisión programada y actualización de los contenidos del curso en periodos establecidos.

¿Los programas de aprendizaje son semestrales? ¿Anuales? ¿Coinciden con periodos de producción? Tanto los contenidos como la estructura de cada unidad de aprendizaje requieren de su revisión, sea para asegurar que todos los links, archivos descargables, ejecutables e interactivos funcionen correctamente, como para su actualización y mejora.
Los cursos en línea también requieren de Mantenimiento. Y son Perfectibles, si bien no perfectos en el primer lanzamiento. Escuchar y tomar en cuenta la experiencia de los estudiantes, así como la de asesores ayudará a identificar fallos y considerar mejoras.
Como desarrolladores y diseñadores solemos pecar de "Geeks" o entusiastas de la tecnología y del contenido. Recordemos que menos es más hablando de cursos en línea para asegurar acceso y logros. Paso a paso, si es nuestra primera experiencia de aprendizaje en línea es mejor ir despacio. Ya dicen por ahí que "poco aprieta el que mucho abarca".


10. Capacitación al equipo de Desarrollo y Administración. 

Este es un punto agregado personal al artículo original y es que es común que nos olvidemos de la formación interna de nuestro equipo de desarrollo y de quienes administrarán los cursos. Pensemos en eventos sociales, una boda por ejemplo: Eventos hay muchos y cada año suceden, sin embargo cada pareja solicita que su evento se personalice, por ello la importancia de los "ensayos", mapas, guías de acción y respuesta a contingencias. Tener claro el qué, cómo y quién es responsable de cada situación dentro de los equipos de producción y administración de manera interna ayudará a evitar muchos dolores de cabeza, créanlo.

En este caso el Diseñador Instruccional debe mostrar el punto de vista y la experiencia que podría vivir el participante/estudiante.

Este artículo se basó en: Nine Online Course Development Tips by Rob Kelly en Faculty Focus

No hay comentarios: