jueves, 17 de julio de 2014

10 tips para utilizar e integrar videos para formación eLearning de manera efectiva

Los videos pueden ser un  elemento multimedia genial , ya que si se encuentran bien producidos y se integran a una estrategia de formación bien planeada, presentan el contenido de una forma atractiva, cubriendo el estímulo hacia la vista y el oído, contando una historia específica y ejemplificando situaciones concretas.

Si bien es cierto que los videos obligan al participante a adoptar un rol temporalmente pasivo y carecen de interactividad, posterior a su reproducción pueden llevar a la discusión, al análisis y reflexión, pueden reproducirse tantas veces sea necesario para su comprensión, contienen pequeños fragmentos de información que serán más fáciles de asimilar, provocan emociones en la audiencia, presentan imágenes, mapas, sitios web, música y mucho más.

Después de todo, la capacidad de los estímulos visuales para comunicar algo es indiscutible.

Cómo utilizar videos en una estrategia de formación eLearning de manera efectiva :

¿Cómo mantener el interés de los participantes utilizando un video? Hay que imaginar la secuencia de imágenes como una historia breve, no una película. Buscamos ser atractivos e ir justo al punto principal. Hay que intentar que los videos a integrar en una cápsula de aprendizaje no sobrepasen los 3 minutos de reproducción. Veamos a continuación una lista con recomendaciones para la integración de videos en cursos eLearning.


  1. Tener una estrategia clara del qué, cómo y dónde. Qué contenido, cómo se presentarán las situaciones o escenarios, y dónde integrar el video dentro de la estructura de curso o unidad de aprendizaje. Evitemos abusar del video como recurso recurrente o hacerlos muy extensos. El esfuerzo de diseño instruccional deberá imprimirse hacia el tratamiento de la información o contenido en una situación breve, clara, precisa y de forma creativa.
  2. Videos interactivos, buscando mantener la atención e interés de la audiencia, pero enfocados e involucrados con el tema central. Si el video no presenta interactividad, asegurarnos de proveer a los usuarios espacios de participación, de seguimiento, o un resumen con los puntos centrales, de esta manera se aterrizará la información pertinente. 
  3. Como se mencionaba en la introducción, los videos deberán ser breves, de no más de 3 minutos de reproducción, esto para mantener el enfoque y la atención a puntos principales de aprendizaje. 
  4. Asegurarnos que los archivos correspondientes a un video para curso eLearning deberán estar comprimidos de la mejor manera, de esta forma los usuarios podrán visualizar o descargar fácilmente, no importando la velocidad de conexión a Internet con la que cuenten. 
  5. El video como elemento multimedia dentro de un curso en línea puede ser particularmente efectivo para presentar contenidos de tipo procedimental, para demostración de “Cómo se hace tal…” o “Lo que se debe evitar cuando…”. Pensemos en necesidades de formación y capacitación en área de atención al cliente, servicios y ventas. Desde el diseño del guion de video hay que incorporar escenarios y situaciones de alto impacto que presenten casos reales.
  6. Videos bien producidos, siguiendo un proceso definido, con buena calidad de audio, imagen y actuación/participación. Esto no significa que deban costar una fortuna en producción. Un video con buena calidad y contenido de impacto generará en la audiencia una mejor actitud hacia el aprendizaje y logro de objetivos. 
  7. Si el presupuesto lo permite, la participación de actores profesionales en lugar de colaboradores o empleados internos ayuda a que la presentación de la información se realice de forma más clara y transparente, sobre todo si se trata de procedimientos o instrucciones. Los actores darán una mejor entonación y expresión al contenido.  
  8. Asegurarnos que los videos podrán reproducirse y descargarse desde varios accesos o locaciones en línea (claro, si la confidencialidad de la información presentada lo permite), sea una intranet, un sitio web público, una red social, etc. De esta manera la audiencia y participantes podrán mirar el video tantas veces sea necesario y desde el dispositivo que más les convenga, tal vez incluso con fines de repaso sin la necesidad de acceder al curso eLearning completo. 
  9. ¿Dónde y para qué incorporar un video a un curso en línea? Pueden integrarse al principio, a mitad del curso o a manera de conclusión. Podemos darles un efecto dramático para mantener la atención de la audiencia. A manera de inducción con un historia breve sobre una situación familiar a los participantes. Utilizar un video como “análisis de caso” y posteriormente presentar una actividad evaluativa. También para ilustrar un proceso o procedimiento, a manera de un cierre de curso memorable o resumir los puntos principales de toda la unidad o curso.  
  10. Por último, pero no por ello menos importante: La creatividad. Cuando estemos redactando la historia principal o la secuencia de escenas tratemos de inspirarnos en lo que ya conocemos: programas de TV, videos en Youtube, otros videos de capacitación, etc. Imaginemos las tomas, cambio de escena, música y cortillas, ángulos de cámara, iluminación o elementos que se integrarán con la edición (texto en pantalla, por ejemplo). Tener cuidado en la selección e imprimir esfuerzo en éstos elementos desde la preproducción hacen la gran diferencia.
¿Que les parecen estas recomendaciones? 

Una tendencia actual se inclina hacia la integración de cápsulas de video breves (1.5 - 2 minutos máximo), precisas, que narran una historia completa (la presentación de una situación problemática, el proceso para resolver esa situación y un cierre o final), y que acompañan otros elementos multimedia y actividades de formación en línea. 
Incluso esta tendencia presenta una producción en la que la animación, personajes digitales y otras secuencias, además de una narración clara y amena, son suficientes elementos para integrar un video de calidad que apoye los objetivos de aprendizaje o capacitación.

¡No más videos corporativos interminables y somníferos! 

Adaptación de: 10 Tips To Effectively Use Videos in eLearning by Christopher Pappas