jueves, 18 de septiembre de 2014

Diseño instruccional para la producción de video en eLearning

¿Por qué incorporar cápsulas en video dentro de una estrategia de formación en línea? Algunos procedimientos, conductas o comportamientos son difíciles de aprender a través de contenidos textuales, a pesar de estar disponibles en línea. 

Integrar cápsulas de video en nuestros cursos nos ofrece una oportunidad de estimualr otros sentidos en nuestra audiencia y abrir un espacio de comunicación más humana. Las demostraciones o explicaciones de procedimientos en video ofrecen a los participantes la oportunidad de ver acciones a imitar o seguir, de practicar y adquirir habilidades. 

Además, el uso del video ofrece pausas sobre la acción de solamente leer contenido y corta con la monotonía si, en pantallas anteriores, únicamente se tenía acceso a texto o imágenes. Y esto lo agradecerán en verdad sus participantes. 

¿Queremos generar un impacto en las emociones de nuestra audiencia meta? ¡El video es un gran recurso para lograrlo!

Antes que todo, para poder responder si es pertinente integrar o no video a nuestro curso en línea debemos tener en común el significado de “video”. ¿Será una animación en flash?, ¿Un texto animado o con movimiento y voz en off?, ¿Cualquier cosa que aparece dentro de un marco o pantalla con controles de reproducción?

La realidad es que cada vez más profesionales y especialistas en desarrollo eLearning están convencidos sobre el impacto positivo del video, ya que estimula el interés del participante y lo motiva para lograr aprendizajes más significativos. 

Los estudiantes son entonces más propensos a retener la información que se les ha enseñado recreando imágenes en sus mentes. Sin embargo, hay requerimientos que deberán ser considerados en el sentido de lograr el éxito en la integración de una cápsula de video dentro de una estrategia de formación en línea: 

Como primera acción debemos de tener muy claro el proceso de producción de videos; la calidad de una cápsula de video es vital al momento de buscar tener gran impacto en nuestra audiencia o participantes.
Además, así como en el proceso de producción de cursos en línea, debemos tener en cuenta las características personales de nuestra audiencia meta (no es lo mismo un video dirigido a un público adulto con objetivos de formación empresarial que un video educativo dirigido a niños de cierta edad). 

Recordemos también que habrá participantes en nuestra audiencia que prefieran contar con el contenido en formatos más textuales como la transcripción de todo el video o documentos PFD. 
Consejos prácticos para producir video en e-Learning

¿Cuál es la clave para mantener el interés y la atención de su audiencia cuando presentamos una cápsula de video dentro de un curso en línea? Debemos visualizar nuestro video como un “tráiler” de película comercial. Buscar ser impactantes pero al mismo tiempo objetivos. 

La duración de las cápsulas de video dentro de un curso en línea es un tema muy importante, pues se sugiere que no excedan los tres minutos de reproducción

También podríamos considerar la participación de nuestros “colaboradores estrella”, no solamente como expertos en el contenido, sino como instructores que explicarán paso a paso sus mejores técnicas o expondrán, a través de la cámara, las mejores prácticas y consejos para desempeñar una actividad. Hay personas que están muy dispuestas e interesadas en demostrar sus habilidades, y ver en pantalla a alguien que conocen facilita a otros la comprensión de procedimientos.

Las cápsulas de video apoyan las estrategias de formación y capacitación a distancia cuando se integran a manera de guías de apoyo, cápsulas sobre cómo resolver o enfrentar ciertas situaciones, procedimientos o manuales. 

Hace apenas unos años, la producción de video para eLearning era muy costosa, no sólo en dinero, sino en tiempos de pre y post producción; y se tenían que considerar muchas situaciones de índole tecnológico para su integración en los cursos o plataformas de administración de la formación. Hoy en día y gracias a los avances en la tecnología de dispositivos, aplicaciones móviles, tabletas y otros gadgets, podemos producir videos de gran calidad y en tiempos más cortos. 

Aquí una lista de consejos sobre qué hacer para integrar vídeo con éxito en nuestros cursos en línea: 
1. Redactemos un guión: el proceso de producción de un video no difiere mucho del que se sigue para producir un curso en línea. El proceso contempla tres momentos muy importantes: la pre-producción, la producción (grabación y captura de imagen, grabación de audio) y la post-producción (edición). Redactando un guion en el que participen los expertos en contenido nos asegura, además de establecer el objetivo de aprendizaje que contemplará este recurso multimedia, contar con la información pertinente, previsualizar los recursos necesarios para su producción y los tiempos, sean de desarrollo y de reproducción. 

2. Personajes, talento y voces: hay que considerar la contratación de un estudio profesional o los servicios de locutores profesionales para la grabación de la vox institucional. Si el presupuesto destinado a la producción del video no nos permitiera integrar este tipo de recursos, ¡a calentar la garganta y a practicar nuestra lectura en voz alta! 

3. Expertos en contenido y diseñadores instruccionales involucrados en todo momento: tengamos siempre presente que el video es un recurso que apoya la estrategia de aprendizaje y que, por lo mismo, sigue un objetivo preciso. Si es necesaria la aplicación de ajustes en el guion de producción, es muy importante la participación de nuestros especialistas en contacto cercano con los diseñadores instruccionales, quienes integrarán los cambios donde se requieran, esto para tener un referente y documentar las diferentes versiones (en caso de actualizar el contenido serán de gran utilidad). 

4. Uso de micrófonos: para garantizar la calidad de audio si se tiene prevista la participación de actores, especialistas a cámara, una conversación, entrevista o debate.

5. ¡Cuidado con el ruido!: lo mejor sería contar con un espacio destinado a la grabación de las cápsulas de video, sin embargo, cuando no se puede contar con un estudio de grabación, lo recomendable es aislar una zona que se considere como nuestra “locación”.

6. Eliminar las distracciones: tratemos de eliminar la mayor cantidad posible de elementos distractores (mascotas, ruidos provenientes de otras oficinas o salas, ruidos de la calle, niños en otras habitaciones, música ajena a la que pensemos integrar como fondo del video, etc.). 

7. Cuidar el movimiento del cursor mientras se realice la grabación de acciones en pantalla: ¿Nuestra cápsula de video tiene por propósito exponer el manejo de un nuevo sistema o software? Si lo que estamos realizando es la grabación de acciones o procedimientos en pantalla debemos cuidar los movimientos innecesarios de nuestro cursor.

8. Escoger el tipo de archivo correcto: el formato para video o tipo de archivo MP4 es el más común y aceptado por casi todas las herramientas de desarrollo e-Learning y puede reproducir video en casi todos los dispositivos con pantalla (lap tops, tabletas y teléfonos celulares). 

9. ¡Practicar, practicar, practicar! No solamente refiriéndonos a la producción, sino a la guionización de varias cápsulas. La práctica hace al maestro, incluso cuando se trata de la producción de estos útiles recursos de aprendizaje.

Para tener en cuenta: ¡Los videos no son LA estrategia! No debemos considerar al video como un producto final de formación, sino un recurso que presenta cierto contenido e información, en un formato atractivo y muy completo sí (presenta audio, imágenes, voz, animación), pero con un propósito de aprendizaje concreto, y que deberá formar parte o integrarse a una experiencia de aprendizaje sistemática.  

En resumen, el video solamente representa una opción para presentar un contenido, pero no es la única manera. Al final para quien se desarrolla todo recurso multimedia es para el participante, y no para el medio.

Aquí unos ejemplos de video con propósitos de formación que considero interesantes, con buen proceso de producción y que cuentan con ese toque de creatividad que los hace impactantes y significativos: 

Video 1) De la colección Waku - waku, lecciones de Japonés con la maestra Konomi de la Japan Society de Nueva York, una lección sobre saludos: 


Video 2) El siguiente no tiene tal cual un propósito formativo, es más bien una guía DIY (Do It Yourself, Hágalo usted mismo) pero que ejemplifica muy bien cómo un procedimiento puede explicarse, ser una especie de manual utilizando como recurso el video. 
De la colección KIN DIY // Cómo crear un photo booth (cabina de fotos para fiestas). 


Espero les haya sido de interés este pequeño artículo y de utilidad para sus proyectos de formación en línea. 
¡Hasta la próxima! 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Erika.
Descubro hoy tu blog, de casualidad, y lo encuentro de una enorme utilidad para los que nos dedicamos al mundo elearning desde el diseño instruccional.
Espero tus nuevos post con ansia. Ya va tocando, ¿no?
Saludos