Ser tutor/asesor en línea...los retos

Pedagogía, didáctica, varios años de experiencia como docente, experiencia y manejo de los contenidos (la información), habilidades de control de grupo y comunicación... por supuesto que son clave si nuestra labor se inclina hoy a las actividades de asesoría en línea, pero...

Si bien es cierto que esta modalidad de aprendizaje - eLearning - no siempre requiere de un acompañamiento a-toda-hora-y-en-todo-momento- de cada uno de los estudiantes, y que la gama de opciones para la integración de tecnología en procesos de enseñanza y aprendizaje es cada día más variada, los docentes podemos ir preparándonos cada vez más para poder ofrecer a nuestros estudiantes experiencias más completas en las que no solamente se dediquen a leer y redactar ensayos para su posterior publicación en una plataforma, o sólo requieran de presionar un botón Siguiente y Adelante de un 'interactivo'-pasapáginas- aburrido con los temas del programa curricular.


Las actividades docentes no salen sobrando en estrategias eLearning, eso nos debe quedar claro. La importancia de contar con alguien, un ser humano del otro lado del monitor y que puede ser mi guía ante el reto que enfrentaré como estudiante en línea siempre será más enriquecedor y motivador, más similar a la experiencia presencial... a lo que vivimos en la escuela.

Hay varios niveles de intervención del docente/asesor/tutor en línea:

  • Programas de autogestión que sólo requieren de un tutor que lleve el control de acceso de los estudiantes, envíe mensajes de bienvenida o motivándoles a cumplir con las evaluaciones, así como las notificaciones de inicio y cierre de ciclos.
  • Programas en los que el acompañamiento es más notorio: El asesor/tutor en línea es un experto en el contenido y apoya a los estudiantes en la resolución de problemas, publica sus opiniones en foros o contribuye con materiales extras que enriquecen la experiencia de aprendizaje, además de brindar más recursos de los que ya están en plataforma. Esta participación del tutor en línea puede ser calendarizada o darse en momentos específicos.
  • Programas mixtos (blended-learning), en los que el profesor responsable de un curso o programa de aprendizaje presencial participa también como asesor/tutor en actividades que se desarrollan en la plataforma.
  • Existe también la posibilidad de que todas las actividades se llevan o desarrollan en línea y la asesoría o evaluación parcial o sumativa se llevan a cabo de manera presencial.
  • Integrando TIC en el aula o ampliando las experiencias de aprendizaje mediante las redes sociales, el asesor/tutor no puede dejar a un lado la importancia de la planeación de cada sesión o clase: ¿Cuál es la intención de esa actividad? ¿Todos los estudiantes saben como accesar y usar el recurso? ¿Cómo su profesor, conozco este recurso y cómo se usa?, ¿Cómo los evaluaré? ¿Qué competencias estoy apoyando a desarrollar en los estudiantes?, etc.
Ser asesor/tutor en línea o docente que integra las TIC en las estrategias de enseñanza y aprendizaje implica tener una actitud positiva, creativa y optimista frente al reto significativo del manejo, comprensión y aprovechamiento de la tecnología, más allá inclusive de contar con el perfil académico, las credenciales y habilidades docentes.

Un asesor en línea, además de conocer la asignatura o el programa, es un ávido investigador que, además de observar las tendencias o actitudes de sus estudiantes, experimenta con herramientas y recursos que podrían - no es obligatorio integrar todo recurso digital - integrarse en un plan de clase o sesión.

Un reto muy grande es el de la motivación y la comunicación... y el asesor/tutor en línea no la tiene sencilla hablando de estos aspectos. Motivar a un estudiante que no está frente a ti para que realice las actividades o entregue a tiempo su trabajo, o invitar al grupo completo a plasmar sus ideas o comentarios en un foro de análisis es una labor muy compleja...sobre todo cuando el contenido no es sencillo o fácil de explicarse.

Aprendemos más cuando hacemos, cuando podemos poner en práctica la teoría. El asesor en línea debe ser una guía y no una voz expositiva, que permita al estudiante tomar sus propias decisiones, analizar el contenido, llegar a conclusiones, pero estar conciente de que hay quien puede apoyarle en caso de no identificar los siguientes pasos.

Esperando que este artículo haya sido de interés para quienes estamos trabajando por una mayor integración de las TIC en el ámbito educativo y de capacitación, me despido por ahora. En la próxima entrada se presentará un análisis de los criterios para la evaluación del desempeño de la Asesoría en Línea.
No olvides dejar un comentario, se agradecen de verdad :D

Comentarios